Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Golden Visa: ¿podría el COVID-19 aumentar las oportunidades de residencia por inversión?

El COVID-19 ha supuesto un auténtico shock global, en todos los niveles imaginables. Se ha reducido significativamente el crecimiento y los ingresos económicos, ha habido interrupciones y restricciones de la movilidad mundial, e incluso bloqueos en el comercio trasnacional. Y qué decir de las migraciones, cuyos más acérrimos enemigos han visto en el coronavirus un aliado impagable a la hora de intentar frenarlas.

Sin embargo, uno de los legados que va a dejar esta pandemia parece ir en sentido contrario. Hay un cierto tipo de movimiento migratorio en el que el COVID-19 puede marcar un antes y un después, el punto en el que se disparó definitivamente. Porque, en vez de reducirse, la oferta y la demanda de programas de migración por inversiones, también conocidos como Golden Visa, no ha hecho más que aumentar.

Caída y recuperación

En las últimos años ya habíamos presenciado un notable aumento del interés por la adquisición de una residencia o ciudadanía alternativa a través de la inversión. La seguridad, oportunidad y diversificación que estos programas ofrecen a los HNWI (individuos de alto patrimonio, por sus siglas en inglés) se convirtió en un activo muy atractivo para ellos.

Sucedió que el COVID-19 cortó esa dinámica de movilidad e interrumpió varias facetas de nuestras vidas. Y, como con cualquier tipo de migración, el auge de estos programas de golden visa se vio frenado en seco. Ricos o pobres, las personas que quisieron cruzar las fronteras de su país de residencia durante la primavera de 2020 lo tuvieron muy complicado. Los viajes y la migración mundial se vieron obstaculizados por la cuarentena y los controles sanitarios.

No obstante, ahora que las restricciones por la pandemia se han relajado, se ha podido ver cómo los desplazamientos de personas ricas han revivido con muchísima fuerza. Mayormente, son HNWI con ciudadanía o residencia en países que consideran que han gestionado la crisis actual de forma ineficaz. Y así, como forma de diversificar, alejarse del riesgo, o buscar un sistema sanitario competente, han buscado pasaportes de países que puedan ofrecerles dichas opciones.

El ejemplo de Eric Schmidt

Un paradigma de esta situación es el de los viajeros de Estados Unidos que se han enfrentado o se enfrentan a restricciones de viaje sin precedentes en Europa. Por ello y por la forma nefasta en que el país norteamericano ha enfrentado el COVID-19, el interés por los programas de migración por inversión -que dan acceso a opciones alternativas- entre los estadounidenses se disparó en 2020. El mayor representante de esta dinámica ha sido Eric Schmidt, ex director general de Google, que obtuvo la ciudadanía chipriota para él y su familia. La seguridad y los sistemas sanitarios que la UE ofrece han impulsado esta dinámica, en la que Schmidt es solo uno de los ejemplos más destacados.

Oportunidad de crecimiento para los países

En esta misma línea, los estragos que la pandemia ha causado en las economías dependientes del turismo han llevado a varias naciones insulares del Caribe a introducir nuevas opciones de inversión, o a rebajar los requisitos en las opciones existentes. Los HNWI que buscan puertos seguros, a los que sus familias puedan retirarse en caso de necesidad, han mostrado un gran interés en la región del Caribe, ya que las pequeñas naciones insulares han manejado la pandemia extremadamente bien.

Sin ir más lejos, Santa Lucía ha puesto en marcha la primera plataforma de pago y tramitación electrónica de la región, lo que significa que las solicitudes pueden hacerse completamente en línea. En un futuro no muy lejano, se espera que los emigrantes inversores tengan aún…

Fuente original