Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Historia de éxito: ¿Vancouver? ¿Zambia? Mejor una casa en España y con vistas al mar

Melissa y William Ellzey, naturales de Vancouver, llevaban años dando vueltas al mundo, sin visos de instalarse en ningún lugar.

Siempre han sido unos trotamundos, de esos a los que el planeta tierra se les hace pequeño. De hecho, más de una vez, cuando algún amigo canadiense les decía aquello de “ya verás, un día vais a encontrar la calma, un sitio donde vais a parar de dar vueltas”, ellos solían negarlo. “¿Parar? ¿Nosotros? ¡Ni en sueños!”, decían, y se reían.

Luego llegaron a la Costa Blanca de Alicante. Consiguieron una residencia por inversión para quedarse en España. Y tuvieron que comer sus palabras.

Esta es su historia.

El penúltimo viaje

Y si decimos que se tuvieron que comer sus palabras es porque, hace un par de años, Melissa y William todavía vivían en Zambia. Otra parada más en una vida en constante movimiento, que los había llevado desde su Vancouver natal, en la costa oeste de Canadá, hasta aquel rincón de la África oriental. Ellos no lo sabían, pero aquel era su penúltimo viaje.

En Zambia, Melissa ejercía de médica veterinaria, trabajando para una empresa que ayudaba a criar y proteger elefantes huérfanos. Por su parte, William era empleado de una empresa turística de excursiones temáticas, safaris y otro tipo de actividades para viajeros.

Sin embargo, cuando todo parecía encaminado a que siguieran en Zambia, al menos durante unos años, apareció un cambio inesperado: una hija. Cuando esta alcanzó la edad escolar, Melissa y William tuvieron que decidirse entre tres posibilidades. Una era ingresarla en un internado en Namibia, lo cual no les seducía. La otra era regresar a su Canadá natal, donde tendrían ayuda de la familia; pero el alto costo del nivel de vida les echó para atrás. Al final, se quedaron con una tercera opción: buscar un lugar más barato que el país canadiense, pero que tuviese un clima benigno, buenas escuelas internacionales y una alta calidad de vida.

En sus diferentes búsquedas, un nombre se repetía una y otra vez: España.

Rumbo a España

«William y yo ya habíamos viajado aquí en varias ocasiones durante nuestras vacaciones, concretamente a esta misma zona de la Costa Blanca en Alicante, España. Siempre nos gustó mucho. Es vecinal, hay ese ambiente de pueblo pequeño que nos enamora y todo está muy orientado a la comunidad, a la gente», explicaba hace poco Melissa Ellzey desde su casa en la Costa Blanca, el lugar al que llegaron tras su paso por Zambia.

Hasta hace poco, William y Melissa nunca habían pensado en la posibilidad de haber encontrado un lugar para el resto de su vida, pero lo han hecho. Después de salir de Zambia, solicitaron y consiguieron una golden visa para poder residir en España. Llegaron a la Costa Blanca. Y ya no quieren ni pensar en marcharse.

«Conocemos a todos nuestros vecinos, a los trabajadores de los restaurantes y a los dueños de los comercios, todos saben también quiénes somos”, contaba Melissa desde su casa, que añadía: «Hacemos lo que nos apetece cada día; a veces, vamos a la playa y casi siempre comemos fuera. Hay muchísima variedad, casi que demasiadas opciones y todas son buenas. Una vez al mes, voy a una reunión local con un grupo de 20 a 25 mujeres. Los hombres suelen jugar al golf o practicar yoga. ¡Y yo hago yoga dos veces por semana con mi vecina australiana!».

Gran comunidad expatriada

Otra gran ventaja, para gente como William y Melissa, es esa…

Fuente original